Inspiraciones para El despertar (I)

Cuando alguna vez me preguntan qué es lo que me inspira, siempre contesto lo mismo: la propia vida. Sí, algo así, como lo que dice Fiamma a Carmesina en La inspiración dormida.  La verdad es que si nos detenemos y miramos a nuestro alrededor hay tantas historias por contar que no acabaríamos nunca de narrarlas. Porque nos pueden inspirar las personas que nos rodean, sus propias vidas, los pequeños detalles y, por supuesto, aquello que leemos, vemos y escuchamos.

Por eso, os voy a empezar a explicar algunas de esas inspiraciones que surgieron y ayudaron a escribir El despertar.

MOMO
Michael Ende siempre está muy presente en lo que escribo. Si en los libros anteriores había ecos de La historia interminable, -Bastian, sin ir más lejos es un guiño al protagonista de esa historia-, aquí el espíritu de Momo estuvo presente. Una historia que merece ser releída –o descubierta, si no lo habéis hecho- porque habla de temas muy actuales. Es como si Michael Ende se hubiera adelantado a su tiempo, y el Mundo Real de El despertar con sus hombres grises retoma algunas ideas de esta historia de mi adorado escritor. Dadle una oportunidad a este libro. Merece la pena y que no os detenga el hecho de que muchos consideren a Ende autor de literatura juvenil. Sus textos, bajo la apariencia de cuento y fantasía, esconde grandes y profundas verdades que muchos adultos deberíamos leer y reflexionar.

 

METRÓPOLIS
También tenía presente algunas imágenes de Metrópolis (1927), de Fritz Lang, una película mítica sobre un mundo futuro, allá por el 2026, donde la sociedad está dividida entre la élite y la casta de trabajadores. Como si de una visión actual se tratara, el director de la película creo imágenes de claustrofobia e inercia que retratan a la perfección una sociedad alienada. Y, precisamente, algunas de esas escenas fueron una referencia textual y visual para construir Mundo Real.

Y, a pesar de un recrear un mundo tan gris, monótono y sin sentido, gracias a la aparición de Bella y Griselda encontramos puntos de humor surrealista, que inevitablemente me hacen recordar a mi padre y, por ende, a los Hermanos Marx, que nos acompañaron a mi padre y a mí en las tardes de mi infancia.

–¡Aquí no pueden sentarse! Levántense o las tendré que multar –les anunció un hombre vestido con una especie de uniforme, también de color gris.

–¿Y dónde podemos sentarnos? ¡No hay ningún asiento o banco!

–Ese no es mi problema. Deberían venir sentadas de casa, señoritas.

–Pero ¿y si necesitamos reposar? No somos máquinas.

–Aquí no se reposa. Miren el mundo a su alrededor –dijo señalando la vorágine del cruce de calles donde se encontraban

Pero no solo hay estas inspiraciones, sino otras muchas más y otros detalles que ya os iremos contando tanto Gato Negro como una servidora. Porque el mundo de los colores olvidados -con multitud de guiños-, la poesía y la propia vida han nutrido este nuevo libro.

Os dejo, momentaneamente, que Carmesina me espera para nuevas historias.

Besos de colores.

Silvia

9 comentarios el "Inspiraciones para El despertar (I)"

  1. Narayani dice:

    La verdad es que a Momo le tengo bastante manía. Me pusieron la peli cuando era pequeña (quizás demasiado pequeña) y no entendí nada. Me aburrió muchisimo e hizo que no quisiera acercarme nunca más a la historia. Sin duda tengo que darle otra oportunidad…

    Besillos!

    • Silvia dice:

      Hola Narayani,
      La verdad es que la película no la he visto, pero no parece que pinte muy bien. Así que seguramente la película no le hace justicia al libro. Y eso de que no entendieras nada, me reafirma en pensar que los libros de Michael Ende tienen un transfondo que seguramente los niños no piedan captar del todo. Dale una oportunidad, ya verás como te entretendrá y además te hará reflexionar.
      Besos,
      Silvia

  2. Nito dice:

    No se hasta q punto se puede llegar a entender una narración. Creo q a Narayani la hizo el efecto q la tenia q hacer. Y q quiso comprender lo q comprendió. Precisamente MOMO es un libro sub-realista, y cuanta más confusión con cosas imaginarias más satisfactoria ha sido la creatividad. Luego todo desenvoca en sueño.
    ¿Tal vez un dibujo?

    • Silvia dice:

      Hola Nito,
      Fíjate que para mí “Momo” no es un libro surrealista. Bien, al contrario, me parece un libro que trata temas muy realistas a través de la fantasía. Pero esto es lo bueno de los grandes libros que plantean debates e interpretaciones múltiples 😉
      Muchas gracias.
      Silvia

  3. Nito dice:

    Hola Silvia. Estamos de acuerdo pues.
    Como verás, no dije surrealista, sinó sub-realista (debajo de la realidad en sentido figurado).
    Y ¿que hay debajo de la realidad más que la imaginación o fantasía?
    🙂

  4. Yosi dice:

    Buenas,

    ami me paso un pococ lo de Narayani, pòrque vi la pelicula de pequeña y no entendía nada, y al mismo tiempo entendñia algo:Que miedo me daban los hombre de gris!Pero lo que estáclaro es que dejo una huella muy profunda en mi, que al principio me daba algo de grima, por la sensación de miedo, incertidumbre, pena, …..,pero que luego con el transcurso del tiempo y la madured ha ido creando una conceincia(es comom la semilla que debe romper las cásacra y duele, para dejar salir el brote tierno y crezca el árbol)
    Para mi eso fue Momo, desde un principio en la infancia, hasta lo que se ha convertido, pasando con por la película de la Ciudad de los niños perdidos, o Matriz I, donde aparece de transfondo ese despertar de la Conciencia.
    por eso, darle otra oportunidad a Momo, o al menos sientate a pensar como ha evolucionado, ese primer sentimiento de la primera vez, hasta hoy.
    Beshitos chic@s!

    • Silvia dice:

      Muchas gracias por tu opinión, Yosi. Es que cada libro tiene su momento y puede que una historia que ahora no entiendes o no te gusta, dentro de un tiempo, se convierta en tu libro de cabecera. Y en el fondo es bonito observar a través de los libros y la lectura como uno evoluciona y tienes perspectivas distintas según su momento vital.
      Tomaré nota de las referencias que me pasas de las películas.
      Es hora de despertar 😉
      Besos
      Silvia G. Guirado

  5. Yosi dice:

    Y se me han ido los dedos para todos los lados a la hora de escribir!
    Lo siento!

¿Tienes algo que decir? ¡Adelante!